Tormenta en la playa

Es verano en Hemisferio Norte. Y en julio, llueve poco. Estaba en la playa descansando y en pocos minutos el cielo se envolvió y me regaló un fuerte aguacero. Fresco. Oportuno. De mil azules y unas pinceladas de rosa. Ese rosa me conmovió. Aquí van las imágenes. Espero que las disfrutéis tanto como yo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

TIENES UNA CARTA PARA TÍ

Poesía para curar el alma

Cuentos de la naturaleza